Viajes

A la «caza» del leopardo de Moremi

Pin
Send
Share
Send


Esta es la historia de uno de los safaris más apasionantes de mi vida y eso que he tenido momentos extraordinarios el mismo día que entraba en la Reserva de Samburu, sobrevolando en globo Masai Mara o incluso en las extraordinarias Murchison Falls. Sin embargo, sería por la ausencia de esa conexión con la vida salvaje sin un mínimo ingrediente de adulterio (sin coches, durmiendo en plena naturaleza) lo que nos ha llevado al mejor rastreo jamás realizado a la caza del leopardo de Moremi, de la que no dispara más allá de los "clics" de nuestras cámaras.


Cada día tengo más claro que el 80% de un gran safari es tener un buen guía. ¿Y el 20% restante? !Mucha suerte!

A la "caza" del Leopardo de Moremi

Dicen que puede haber safaris en que apenas se ve algún león. Estoy convencido que con un guía como Willie y un grupo con tanta energía positiva es imposible no verlo casi todo. Llevamos más de 10 leones, licaones, aves extrañas, elefantes, jirafas, todo tipo de antílopes,… pero todavía echamos de menos ese leopardo de Moremi que hemos intentado rastrear días atrás. Quizás por eso hoy hay más energía que nunca para empezar el día e incluso somos más madrugadores sin que nadie nos lo diga. Vamos a ir por la mañana hacia un área propia de estos felinos y por la tarde regresaremos a la zona del 4ºBridge que tan bien se nos dio ayer


Óscar y Reyes han escuchado esta noche hienas muy cerca de su tienda durante un buen rato. Costa, del que hablo menos porque va en el otro coche con Patxi, MCruz, Patricia e Isi, nos confirma que han estado revolviendo nuestra basura a altas horas de la mañana. ¿Hienas en el campamento? !Qué maravilla tener el baño dentro de la propia tienda! jaja

Un lavado rápido, recoger las baterías de las cámaras que han quedado cargando en los coches y desayuno mañanero. ¿Estamos listos? ¿David? Como te gusta hacerte el remolón eh!



Atrás dejamos antílopes, elefantes (que rodean nuestro campamento cada día) y las aves más madrugadoras, para atravesar una antigua pista de aterrizaje de Kananga que cerraron en enero donde en el último safari vieron un intento de caza de un guepardo. !Ufs! !Qué momento! Pero Willie se detiene. Ve algo y comienza a reconstruir en su cabeza la situación


Ver, vivir y sentir la naturaleza acampados en su corazón nos permite salir antes que nadie a sus confusos caminos e identificar las huellas de la noche sin ninguna rodada por encima. Si además Willie te va narrando la situación, resulta realmente fascinante. Una madre y su cachorro leopardo han dejado sus huellas y se han dirigido al Oeste, mientras que otro leopardo ha estado tumbado en sentido contrario (incluso nos muestra las huellas de su cola en la arena). Comienza un intenso rastreo en la que los coches se dividen y todavía no hay ningún otro vehículo en la zona



Los que serían protagonistas cualquier otro día, hoy se convierten en actores secundarios. Lechwes, kudus, impalas nos miran casi de reojo mientras atravesamos una zona conocida como Paradise Island



Pero los signos van más allá de las meras huellas, algo que jamás hubiéramos imaginado. Willie nos cuenta lo que ve. El leopardo al que seguimos ha bebido en una charca cercana y ha ido cruzándose por el camino (parece ser que son propensos a los caminos) hasta llegar a un termitero donde allí vuelve a ver más señales. Seguramente haya observado un grupo de lecwes que aún permanece y ha retrocedido a buscar una estrategia de caza entre los arbustos. ¿Por qué lo sabe? Es increíble




Antílopes que se tensan, más huellas y pájaros que dan la señal de alarma. No he visto ningún lugar del mundo con semejante simbiosis entre aves y herbívoros. Vienen a mi cabeza películas de dibujos como "el libro de la selva" o "el rey león". !Qué realismo! Ardillas y aves que dan señales de alarma a impalas de que hay un depredador rondándoles. !!Se me pone la carne de gallina!! Willie está convencido de que está en este área y no quita ojo…


Hasta las mangostas, que también se dejan ver por este paraje, salen corriendo. Llevamos 4 horas de caza de leopardo (fotográficamente hablando, por supuesto) y creemos que lo tenemos cerca



El Delta del Okavango en este área deja humedales, zonas de vegetación complejas de acceder y caminos encharcados, pero hemos logrado abarcar bastante con los dos coches. Y entonces… !APARECE!

LA SERIE "VIAJE A BOTSWANA" YA EN YOUTUBE: Tras la experiencia en Groenlandia muchos nos habíais pedido la mejor EXPERIENCIA AUDIOVISUAL para este viaje y !os hemos escuchado!. En nuestro Canal Youtube ya puedes ver la SERIE COMPLETA y a continuación el capítulo de este día sin salir del artículo que estás leyendo (A la "caza" del leopardo de Moremi)…

!HERMOSO! !MAJESTUOSO! Willie lo ve y lo señala. Una criatura imponente con una mirada asesina, pero bella, casi imposible de ver entre los arbustos si no fuese por su extraña forma de caminar


¿Por qué ese caminar? Resulta que ha cazado hace menos de 20 minutos. Finalmente no ha sido un lechwe, sino un impala macho que puede llegar a haber estado vivo hasta 15 o 20 minutos.




Está cansado, ha debido ser una caza compleja. Willie, que ya ha avisado a Costa y está viniendo, cree que va a esconderlo y esperará a la tarde para subirlo a un árbol. Nos mira de lejos pero no somos amenaza para él


El leopardo es, sin duda, mi animal favorito (incluso por encima de los leones), llamado en otros lares el animal fantasma por la dificultad para avistarlo. Es de los animales más solitarios, incluso todavía misteriosos, de África



Willie y Ana se abrazan e incluso me parece percibir más de un gesto de emoción. Reyes, Óscar, Noe, David y Sele no pueden quitarlo ojo, mientras se pierde, tras atravesar una zona de humedales, entre ramas y matorrales bajos de una zona de acumulación de arbustos.


Siempre había leído que los leopardos solo pueden ser vistos al anochecer o en horas muy tempranas. Volvemos a romper los mitos de los safaris tradicionales y vuelve a confirmarse la gran apuesta de Mopane Games Safaris por este concepto innovador.

Pero aún hay más… Jacanas, hipopótamos, cocodrilos y la hora de la "siesta"

¿Se puede esperar más de un día como éste? Bien es cierto que semejante adrenalina es difícil de superar. Creo que fue la reacción de todos abrazarnos a Willie nada más bajar del coche en la parada del café, hoy atrasado unas horas por el momento


Reyes y Óscar me resultan una paraje apasionante. Han preparado este viaje durante mucho tiempo y han valorado decenas de agencias antes de decidirse por éste del que dudaron porque no había apenas opiniones. Hoy, como todos, están encantados. Si abren más destinos ya saben con quién irán. Ambos me recuerdan a "personas" que ha pasado por mi vida, con gestos y formas de ser muy parecidas. Son de esa gente que se le coge cariño en poco tiempo.



Comentamos el momento y seguimos el safari. La caza del leopardo nos ha dejado "agotados" pero todavía nos esperan apasionantes especies y quizás alguna escena, como la del "pez-dios", la jacana, un ave que se dice que camina por el agua



Los dos coches van juntos ahora. Es un área de mucha agua y propensa a otro tipo de especies como hipopótamos. Patxi y MªCruz son de mi querida San Sebastián, ciudad donde nací hace ya muchos años. Son más discretos y reservados, pero se nota que disfrutan de cada viaje y como ellos dicen "cada safari es diferente".




Patri e Isi son los más inquietos del "Coche costa". De hecho me fascina como Isi se ha convertido en el "tecnólogo" del grupo, como prepara los viajes con MªCruz y como es el responsable de fotos y vídeos y todos confían 100% en él.



Empieza a pegar calor y decidimos poner rumbo al campamento volviendo a atravesar canales sin puentes y dejar de lado a simpáticos antílopes como el pequeño steenbok



Nuestro alojamiento móvil es una bendición a estas horas. Es posible que dentro de la tienda haga demasiado calor para echar una siesta pero siempre nos quedan las sillas de fuera mientras esperamos la comida. ¿Verdad Noe y David? De ellos ya os hablaré más adelante



¿Tiene sentido alargar el safari al contrario que la gran creencia generalizada? Es posible que haya menos posibilidades pero si no, no lo hubiéramos visto

Una tarde en Moremi entre elefantes

Cuando uno ha tenido una experiencia tan intensa como la de la mañana, cualquier escena que otro día sería fascinante se transforma en secundaria. Es la ley de un safari… !cada vez quieres más!




Es posiblemente eso, quizás, lo que permitiese que sintiésemos por primera vez esa tranquilidad que transmite un elefante comiendo a tu lado.




¿Qué pensarán ellos de nosotros? Supongo que también esa paz que nos transmiten ellos es mutua cuando ven un objeto inmóvil, hoy más que nunca con las cámaras a medio gas, que no les supone una amenaza…



… aunque estamos convencidos que no es lo mismo que piensan los árboles de ellos (menuda "desfeita", que se dice en Galicia)


Baja la luz y deja los paisajes más hermosos, un buen momento para ver a los menos habituales



Monitos, aves de todo tipo y el sol más bonito del planeta, el de África.




Es justo decir en este punto del relato, que nosotros hablamos de Willie lo mismo que Patxi, MªCruz, Patri e Isi podrían hacerlo de Costa que además es "bosquimano" y conoce perfectamente las señales que sugiere el Delta. Es solo ese 20% de factor suerte el que hace que una escena la vea antes un coche que otro pero es su parte humana, la que más me ha atrapado estos primeros días, siempre pendiente del grupo, mostrando ese cariño que todos necesitamos.



El "Sundowner" se ha convertido en uno de mis momentos preferidos del día. ¿Otro más? No se, pero esa cerveza siempre fresquita tras una larga jornada es la mejor que he probado en un viaje



¿Acaba un nuevo día en Moremi? Bueno, hay una parte que dejo para la imaginación del lector. Anochecer en el campamento acompañados de una copa de vino junto al fuego ya preparado, cenar entre risas acompañado de un postre especialmente preparado a kilómetros de distancia de la civilización o completar la porra para el día siguiente (¿mañana guepardo? hagan sus apuestas) son un remate perfecto

Si eso lo completamos con los ojos relucientes de alguna hiena cercana que espera su turno para "revolver en la basura", el escenario no puede ser más mágico para un amante de la naturaleza, con uno de los cielos estrellados más bonitos



Licaones, leones, leopardo… ¿qué sorpresa nos puede deparar mañana el Delta del Okavango donde dormiremos en una isla en su interior? Eso será otra historia y otro relato, que espero estén transmitiendo (al menos parcialmente) unas de las aventuras más fascinantes que he vivido en mi vida.


Isaac (y cia) desde Moremi (Botswana)

GASTOS DEL DÍA: 0 BWP (apróx 0 EUR)

Pin
Send
Share
Send