Viajes

Santa's Home, la casa donde vive Papá Noel en Saariselka

Pin
Send
Share
Send


Han pasado 12 días desde que partiéramos en aquel vuelo a Helsinki, jornadas en las cuales hemos descubierto el taller donde trabaja en su pueblo del Santa Claus Village, la cueva de sus elfos en el Santa Park, sus adorables renos y múltiples pistas que se han ido sucediendo hasta llegar aquí, a Saariselka. Hoy, por fin, se cumple ese "colorín colorado" con el que finaliza todo cuento, uno que nos ha devuelto la magia de la Navidad que desde niño todos llevamos dentro. ¿Queréis saber si hemos descifrado el enigma? ¿Habremos llegado a la casa donde vive Papá Noel? (CAPÍTULO EN VÍDEO aquí abajo y toda la serie en nuestro canal Youtube)

Bueno, realmente el secreto mejor guardado está a las afueras de la ciudad, en un lugar llamado Kakslauttanen Arctic Resort que albergaba una sorpresa inesperada para Paula en forma de "Kelo-Glass" o algo así, esa cabaña de madera con un iglú de cristal incorporado para observar auroras que alguna vez hemos visto en revistas o documentales pero jamás habíamos pensado que pudiéramos disfrutar. Suena bien, ¿verdad?

El cuento llega a su fin… ¿dónde vive Papá Noel?

Polo Norte, Droeback en Noruega, Gesunde en Suecia, Alaska, Groenlandia… son muchos los lugares donde se dice que está la casa donde vive Papá Noel, hasta el propio pueblo de Santa Claus Village en Rovaniemi (que visitamos días atrás) se atribuyó su domicilio y taller y es la "capital oficial" donde te aseguras verle año tras año. No obstante, cuenta la leyenda (que nos ha traído hasta aquí) que Papá Noel vive en las montañas de Korvatunturi, en un emplazamiento donde solo sus elfos mágicos y adorables renos sabrían llegar y nadie puede ir hasta ahí sin ayuda de éstos, aunque nosotros estábamos dispuestos a lograrlo…


Como si el entorno que nos rodea supiese que éste era el día y tuvieran que "vestirse" para la ocasión, los termómetros han roto las temperaturas mínimas de todo el viaje !!-30ºC!! ¿Pero cuántas térmicas tenemos que ponernos hoy? Jaja. Eso ha hecho que tras abandonar la maravillosa cabañita en la que nos hemos alojado estas noches, las Polar Aurora Cabins, hayamos puesto rumbo al pueblo a tomar ese café calentito que no ha fallado ningún día desde que llegamos a Laponia



También hemos aprovechado para dar una vueltecita de nuevo por Saariselka y disfrutar de la comida típica lapona en otro restaurante con encanto (76.30 EUR) y así hacer tiempo para la ÚLTIMA SORPRESA que le esperaba a Paula en este viaje (y de la que no sospechaba todavía nada)




Seguro que algunos ya habéis adivinado de que se trata. Muy cerca de Saariselka se encuentran el Kakslauttanen Arctic Resort, una especie de resort con iglús de cristal y las cabañas de troncos de madera como la que hemos dormido estos días que son especialmente famosas en Finlandia al encontrarse en un entorno idílico en uno de los mejores lugares del planeta para ver auroras boreales.


Éste era nuestro destino aunque ahora se divide en dos inmensas villas, la Este nueva y la Oeste que fue la primera y original desde la que creció este lugar

La experiencia de dormir en una cabaña de madera con iglú de cristal

Los que nos conocéis sabéis de sobra que todos nuestros viajes tienen algún capricho especial. Desde que nos enteramos que desde Noviembre de 2015, un nuevo tipo de cabaña de iglú de kelo y cristal había "nacido" en el norte de Laponia, no dudamos que algún día lo disfrutaríamos.




Bueno, digamos que Paula sabía que lo disfrutaría pero ni por un momento sospechaba que ese día sería hoy. ¿Os imagináis su cara cuando recibió la llave de la que iba a ser su casa esta noche?



El Kakslauttanen Arctic Resort no es ni mucho menos el lugar que recomendaríamos para nadie por sus altos precios y su NEFASTO servicio, el peor que hemos tenido en medio mundo. Mala señalización, check-in tardísimo y desesperante, si no tienes coche dependes de ellos para todo, no contestan emails y la cena más mala de todo el viaje (incluida como el desayuno)… pero todo eso queda en un segundo plano en el momento que atraviesas la puerta de tu cabaña de madera




Imaginaros por un momento una cabañita de madera de kelo (pino de Laponia) pensada para hasta 6 personas, con tu sauna privada, tu chimenea, tu cocinita y un dormitorio inmenso con hasta el último detalle pensado.



Ahora, a lo anterior, añadidle un ingrediente "mágico", una iglú de cristal de esos tan famosos en estas latitudes del planeta y con los que todos soñamos disfrutar alguna vez en la vida. Sea o no noche de auroras (esta noche no tendríamos esa suerte), disfrutar de un maravilloso cielo estrellado rodeados de los paisajes más bonitos que deja el norte de Europa es de esos momentos que detienen el tiempo y ocurren una única vez en la vida.



De este lugar, para que conozcáis la parte buena y la mala, os hablaremos con calma en un artículo dedicado, pero deciros que disfrutamos de la cabañita mágica hasta bien llegada la madrugada y de algunos de los encantos del resort tras la cena, como un iglú bar bastante curioso



¿Y el final del cuento? Si has llegado hasta aquí, tras 12 días de aventura… !es hora de descubrirlo!

La casa donde vive Papá Noel, el final del cuento

Trineos de renos, moto de nieve, raquetas por los bosques cercanos, su taller o su cueva de elfos, saunas de humos, auroras boreales… ha sido un largo camino lleno de pistas tras las huellas de Papá Noel desde la noche que aterrizamos en Helsinki hace ya 12 días. Todo nos ha traído hasta este lugar, la región de Kakslauttanen donde en las profundidades del bosque se encuentra el gran secreto…


Mamá Noel viene a recogernos a recepción. Un pequeño grupo de 10 personas somos los privilegiados que !!a -30.5ºC!! podremos adentrarnos junto a ella y descubrir alguno de sus secretos.

LAS PISTAS DE PAULA: Este es el final de un cuento, nuestro cuento, el que empezó en una caja sorpresa en A Coruña. Realmente la casa de Papá Noel y el propio Papá Noel está en todos lados, donde tú quieras, porque más allá de cenas de empresa, reuniones familiares y habituales compras, vive el espíritu de la navidad dentro de cada uno de nosotros. Es mérito tuyo el saber encontrarlo…

El grupo en silencio entra por un sendero a una tierra de elfos y pronto divisamos una cabaña que parece ser especial, recubierta de 24 kilates de oro. Es del elfo Sampo, "el duende de oro", uno de los que más poderosos de todos los elfos y la puerta se abre antes nosotros



Dentro nos esperan el protagonista con alguna pócima mágica que está preparando para que Papá Noel tenga todo listo el día de Navidad y que obtiene del oro procedente del río que cruza este área.



Se trata de una especie de "receta secreta" de pepitas de oro que combinada con el fuego, es capaz de convertirlo en regalos que luego reparte Papá Noel por el mundo y nos lo muestra en la propia chimenea de su casa. !!Wowww!! !!El cielo se ilumina!!



Despedimos a Sampo y el sendero se sigue adentrando en las zonas más misteriosas del bosque en la que vamos dejando otras muchas sorpresas que no vamos a desvelaros y que Mamá Noel nos va explicando con detalle. !!Incluso vemos a Rudolf!!




Una especie de faro nos indica un nuevo camino. Escaleras, pasarelas de madera que atraviesas ríos congelados y mucha nieve… Incluso el cielo se transforma dotando el lugar de cierto misticismo




!Y al fin llegamos! Una cabaña idílica de color rojo al otro lado de un puente nos espera y una sombra de un interior iluminado se deja entrever por una ventana saludando.




El grupo se detiene por indicaciones de Mamá Noel. Son unos segundos de incertidumbre en los que todos permanecemos atentos. De repente se abre la puerta principal de la casa e intuimos la silueta de un viejecillo de barba caminando lentamente apoyado en su bastón… !!ES PAPÁ NOEL!!


Es un momento emocionante, mucho más incluso del que pudimos vivir en el Santa Claus Village y que nos ha costado un largo camino. Papá Noel, uno de los símbolos de la Navidad que está a punto de llegar, nos recibe y nos invita a pasar a su acogedora casa.



Aquí no faltan los detalles, con cuadros, árbol de navidad, lámparas con astas de reno, gnomos y elfos decorativos y hasta regalos preparados.



Paula no pierde su oportunidad de sentarse y hablar con Papá Noel y, ¿por qué no?, yo con Mamá Noel, que es menos propensa a dejarse ver por el mundo adelante, mientras sus ayudantes elfos nos sirven bebidas calientes y galletas de canela.




Tras un rato en el que el salón de la casa donde vive Papá Noel nos ha dado ese calor que veníamos buscando, encontrar el místico mundo de Papá Noel y su secreto mejor guardado, toca regresar por donde hemos venido. Habrá que dejar al abuelete de barba blanca que siga preparando sus regalos para estas Navidades que ya están a la vuelta de la esquina



El recorrido termina en el cercano Santa's Resort, una casa de celebración para 250 personas donde también aprovechamos para tomar nuestro último zumo de bayas caliente antes de regresar a nuestra cabaña-iglú




La visita de la Santa's Home es una de las mejores experiencias que hemos tenido. Es ideal para niños y resulta mágica y emocionante para los más adultos, aquellos que todavía guardamos mucho de aquellos niños que algún día fuimos.

Horarios, reservas y tarifas de Santa's Home: Sinceramente, ni nosotros mismos podríamos deciros estos datos. Todo lo que tenga que ver con el Kakslauttanen Arctic Resort (que no sean sus propias cabañas o la experiencia del Santa's Home en si misma) es un desastre. Les escribimos semanas antes sin respuesta y tras mucho insistir nos dieron una tarifa para visita privada de locura ("A private event costs €598") así que decidimos volver a preguntar al llegar y nos dieron otra (60 €/persona) totalmente distinta. Primero nos dijeron que solo la había unos días a la semana, luego resulta que todos los días a las 16'15 (ya de noche). Vamos… que no sabríamos que deciros más que enviaros a la web oficial/contacto. Eso si, no hace falta estar alojado para disfrutarla

Mañana pondremos rumbo de regreso a España tras un viaje a Laponia finlandesa que ha salido mucho mejor de lo que pudiéramos haber soñado. Es cierto que no sería necesario vivir el reino de Papá Noel para disfrutar de este entorno, sus actividades, su gastronomía o sus auroras boreales pero… la imagen de Santa en el Polo Norte, sus renos, su taller o sus elfos es algo que todos llevamos dentro desde pequeñitos y no existe lugar en el mundo donde esté mejor escenificado para aquellos que amamos la Navidad. La casa donde vive Papá Noel, por lo emocionante de su experiencia, estará siempre en nuestros corazones ya en Saariselka. Y la tuya, ¿dónde crees que puede estar?


Isaac y Paula, desde Kakslauttanen/Saariselkä (Finlandia)

GASTOS DEL DÍA: 272.60 EUR

Pin
Send
Share
Send